Pintor alemán afincado en Denia hace doce años Las Provincias 30. abril 1991

Zingraff: Un constructivista con escapada poética

Constructivista, fiel a los trazos geométricos, pero permitiendo una escapada a la poética del espacio, hacia a la utilización del collage, en el que se decanta por la arquitectura: Hans Dieter Zingraff, aunque alemán ( nació en Karlsruhe ) habla el español ya que el vino a Denia a vivir y trabajar. Su estudio, en lo alto del Montgó goza de una vista bellísima y de un silencio envidiable.

Lo que he de procurar – comento con ironía - , es no empaparme de azules, por tanto cielo y mar. En la pintura me decanto por los tonos ópticos, degradados, sobre los que vibrar franjas de color fuerte. Lleva en España doce años y sus composiciones no conocen las fronteras ni temen las distancias. Igual cuelga en la Feria Internacional de Arte de Barcelona, que en la Internationale Kunstschau en Stuttgart, que en la Galería Quórum de Madrid.

¿ Como llegó al constructivismo ¿

Siempre me interesaron las Matemáticas como base para la pintura, quizá por la dificultad que entraña conocer sus leyes y aceptar un reto.

¿ Existe un circulo artístico en Denia ¿

No exactamente. Hay muchos artistas que se han quedado en esta cuidad, pero vivimos con total independencia – y sonríe abiertamente - , Mona , mi mujer, es quien está más relacionado con el mundo artístico, tiene una galería de arte en el casco antiguo.

¿ Opinión sobre los ismos ¿

Todos son válidos, si la obra es buena. El impresionismo, el expresionismo, el “op-Art“, “el Computer-Art“ y hasta el “Minimal-Art“ han marcado un movimiento en determinada época, pero no tienen por ser una moda cualquiera.

¿ Por qué le atrajo la arquitectura como referencia ¿

Es la nota cálida y humana. A través de una sala de columnas, de un ventanal doméstico, de un anden, se adivina el hombre, a quien vive, circula, espera.

¿ Fue un “ collage “ espontáneo ¿

Siempre me apasionaron las revistas de arquitectos y de decoración; tuve una gran afición a recortar aquellas láminas o imágenes que me gustaban; así un buen día decidí intercalar fragmentos en los cuadros.

¿ Le llama inspiración ¿

Fue un hallazgo. Sobre la inspiración circulan muchas leyendas negras y otras románticas. Hemos de estar preparados para ese buen momento en que se nos ocurre algo valido. Zingraff protesta y ríe cuando, al escucharle, comento que “ se está expresando un alemán “.

No, no. Yo me considero ya una mezcla. El Mediterráneo influye una enormidad. En Denia nos reunimos la colonia extranjera, en la que dominan los alemanes, y cada vez nos parecemos más a los españoles en los horarios, gustos, formación de grupo.

Zingraff, bien documentado como es su costumbre, explica que le contaron la historia de la antigua Casa Pedro. Me gustó ver los murales de Manolo Gil....

¿ no ¿.

 

Pintura de Zingraff

¿ Se puede filtrar la emoción y aún la pasión a través de las matemáticas ¿
¿ Es el constructivismo una manera agotada ¿

Evidentemente hay que contestar que no a ambas preguntas después de visitar la exposición que la Galería del Palau brinde del alemán Hans Dieter Zingraff, un pintor que sabe equilibrar razón y pálpito, ejercicio y fantasía y también extender su mirada interpretativa del mundo que nos rodea en colaboración con una cámara fotográfica, aunque sin dejar que la técnica y la máquina deshumanicen la obra final.

Una especialidad átona, aséptica, con geometrismo vacuo o franjas breves que son continente de imágenes tan reales como la cámara misma nos trasladan unos cuadros en los que el rigor y el tacto son evidentes. Al igual que hay obras de teatro que muestran otro teatro dentro, esta pintura parece ensimismarse y propiciar y sugerir otra pintura que subyace y emerge de estos cuadros. Un horizonte plano, una atmósfera clara y de extraña iluminación y una dinámica que se recrea en los ritmos de composición de estas superficies suman una colección homogénea en su concepción, pero variada y muy atractiva en su formulación.