Interiorismo óptico Christian Parra-Duhalde, " Levante ", Viernes, 6 de marzo 1998

Geometría, constructivismo y diseño a ultranza se conjugan en la obra del artista alemán — residente en Denia — Hans-Dieter Zingraff, con el resultado de una pintura que tanto se plantea como composiciones espaciales formalistas de corte pasivamente decorativo, a la vez que motiva activas interlocuciones merced a logrados efectos ópticos que aluden a la ficcionalidad y la representación. Organizados los elementos de sus imágenes de acuerdo a una concepción racionalista — analítica — y aséptica del espacio, acentuada por un cromatismo atemperado y silencioso, Zingraff introduce un efectivo contrapunto estético y semántico con la incorporación de fragmentos que ilustran estructuras industriales, que actúan como ventanas o fugas hacia un exterior —o interior —, bullente e inquieto, que sin llegar a manifestarse en plenitud, adjetivan las imágenes que las contienen, concebidas – a su vez – como representaciones de interiores o exteriores en los que reina la quietud y la ausencia.

Una obra, sin duda atractiva.